Publicado: 23 de Octubre de 2018

Un modelo energético sostenible

Los objetivos energéticos europeos responden a la necesidad de avanzar hacia un modelo energético más eficiente y sostenible en el uso de la energía, que reduzca nuestra dependencia energética exterior y contribuya a la lucha contra el cambio climático.

En este sentido, la Unión Europea estableció hace años el conocido compromiso del 20/20/20 que fue revisado posteriormente, estableciendo una nueva estrategia europea en materia de sostenibilidad energética para 2030 y 2050.

Para la consecución de estos objetivos es indispensable un cambio de modelo energético. Por ello, la Comisión Europea presentó en noviembre del 2016 el paquete ‘Energía Limpia para todos’, cuyas propuestas y medidas tienen como finalidad acelerar la transición hacia una energía limpia en línea con el cumplimiento de los objetivos establecidos en el Acuerdo de París 2015 contra el cambio climático, manteniendo a la vez un sistema energético seguro y competitivo que permita la entrega de energía al consumidor a precios asequibles, favoreciendo el crecimiento y la creación de empleo.

El avance hacia este nuevo modelo energético pasa por el impulso de tres elementos clave: la electrificación de la economía, la máxima integración de las energías renovables en el mix energético y la eficiencia, garantizando siempre la seguridad de suministro.